blog

Design Thinking mejor productividad para tu negocio

Autor agosto 2, 2018 No Comments
bac Design Thinking

Design Thinking mejor productividad para tu negocio

Imagínate si existiera un método que ayudará al desarrollo de toma de decisiones con una visión más amplia. No sólo existe, sino que ya es utilizado por grandes empresas para la solución de problemas y maximización de beneficios.

Hablamos del Design Thinking. Pero no te afanes, aunque este nombre es algo confuso, no está relacionado con los profesionales de diseño. ¡Claro que no! El Design Thinking está relacionado con la forma que utilizamos lo que ya tenemos en nuestras manos.

Es sólo una vía para encontrar la solución, por supuesto siendo diferente según cada inconveniente. En pocas palabras, ayuda a fijar objetivos y proyectar los mejores caminos para alcanzar estos resultados, mantenerlos y optimizarlos.

Con esta metodología puedes hacer una estrategia de creación de producto y servicios nuevos basándote en las necesidades reales de las personas y no solo de la empresa. ¡Ojo! este implica un paso a paso que deberás seguir. Pon atención. Requiere de tres etapas que analizaras cuidadosamente:

  1. Crea e imagina el futuro: ¿cómo? debes mirar a través del comportamiento y actitudes de las personas, averiguando lo que quieren de tu mercado, las cosas que ellos desean que estuvieran disponibles para resolver problemas reales en sus vidas, pero que aún no existen.
  2. Haz pruebas reales: a manera de prototipo conoce como las personas interactúan con los productos y servicios que tu compañía planea lanzar al mercado, y que ellos nunca han visto antes. Podrás ajustar los atributos, características del producto, su precio y su posición en el mercado. Esto te hará caer en cuenta si vas por el camino correcto y si dará los resultados óptimos que esperas.
  3. Comienza a transformar y dale vida al producto:  Después de haber analizado y desarrollado los estudios, experimentos y demás, es hora de lanzar el nuevo producto al mercado. ¡Cuidado! Siempre y cuando se tenga claro todo lo que este producto o servicio debe tener para ofrecer a los clientes un excelente producto. Teniendo claro este punto, mira qué recursos se necesitan para producir, realizar la adecuada distribución, y vender este nuevo producto.

De esta manera, utiliza el Design Thinking y se más asertivo. Con esta ayuda es posible descubrir nuevos mercados y más rentables, sigue los pasos anteriores de manera correcta y ofrece una solución innovadora que te atraerá más clientes.

Recuerda que debe ser un producto de interés, que satisfaga necesidades y deseos del consumidor. No ofrezcas un producto que no cumpla con estas características. Así evitarás pérdidas elevadas de dinero, tiempo y el riesgo de que tu empresa vaya en declive.