blog

Pasos para iniciar un mejoramiento de procesos

Autor diciembre 20, 2018 No Comments

Una de las primera preguntas que nos sirguen cuando encontramos fallas en nuestros procesos es ¿en que momento iniciarla?. Sencillo, todos los días son buenos para iniciar nuevos retos, mejoras y cambios en nuestras organizaciones.

Pero cuáles son los pasos a seguir para iniciar un proceso y no perderte en el intento, vamos a ver:

Definir la mejora continua:

Esto es una formas de ser y hacer cambios para optimizar y aumentar la calidad y efectividad de un producto, servicio y/o proceso, reutilizarlo traerá para tu empresa reducción de costos y tiempos de producción.

En un mundo cada vez más competitivo, es necesario tener algún sistema que permita optimizar de forma continua. De hecho, una de las variables a mejorar siempre es el nivel de costes. Y un proceso de mejora continua favorece de manera importante su reducción.

El proceso de mejora continua

Si ya tienes identificado el proceso es hora de innovar con la mejora continua, busca grandes soluciones, que impacten realmente en el resultado final, aunque hay que atacar un área en específico, siempre debes pesar en el resultado final,

Las empresas que logran adaptar este modelo, son empresas que siempre están listas y no son tomadas por sorpresa por los grandes cambios que no avisan, pues están 100% preparado para actuar ante las crisis y los cambios que busquen dejarlos atrás.

¿Cómo hacerlo?

Lo primero es asegurarte que todos los involucrados en el proceso ENTIENDAN LA PROBLEMÁTICA. Generar un esquema o mapa puede ser un método efectivo para poner a disposición de todo tu equipo el plan de acción, identifica cuatro variantes importante:

1- Cuál es el problema y el objetivo a lograr.

2- El alcance que se quiere obtener.

3- De qué manera se hará la medición y alcance de las acciones.

4- Una lista de beneficios al resolver el problema.

Ahora, no esperes que con identificar el problema todo se solucione, como segundo paso establece procesos, la mejora continua significa que debes trabajar en algo constantemente. En muchas ocasiones, la solución de un problema radica en definir el proceso que se debe seguir y capacitar a los colaboradores en cómo seguirlo.

Establecer un plan se seguimiento y control es sino una de las fases más importantes, si no hay un plan de seguimiento y control, muchos colaboradores estarán tentados a regresar a las prácticas anteriores y todo el esfuerzo se irá a la basura.

No permitas que esto suceda, deja en manos de expertos la implementación de estos procesos.